domingo, 29 de enero de 2012

Nuestro Proyecto ruso en la prensa

Los chicos de Montijo hablan ruso
29.01.12 - 00:14 -

El nombre de Alexander Pushkin les sonaba completamente a chino hasta hace poco tiempo. Sin embargo, desde finales del año pasado la referencia a este poeta y autor teatral ruso del siglo XIX, escritor romántico que murió a los 37 años, hace que sus ojos se iluminen de expectación. Son Noemí, Marta, Juan, Pepe, Carlos, Ana, Manuel, Marta, Carmen, Beatriz, Agustín, Jaime, Fran, Laura y Nacho, alumnos de un instituto de Montijo.
Pushkin es el nombre de un proyecto de enseñanza bilingüe que va a hacer que en abril quince estudiantes extremeños expongan sus trabajos en San Petersburgo, la segunda ciudad más habitada de Rusia, capital de los antiguos zares y Patrimonio de la Humanidad.
Todos son alumnos de 3º y 4º de la ESO del instituto 'Extremadura', de Montijo, y tienen un viaje programado a San Petersburgo para la tercera semana de abril. Son los elegidos para participar en un intercambio cultural y educativo pionero en la comunidad autónoma. Por primera vez, un centro público extremeño participa en un proyecto educativo con Rusia como coprotagonista. La estancia en la antigua Leningrado, del 18 al 25 de abril, y la devolución de la visita de otros quince jóvenes rusos (doce chicas y tres chicos), que estarán en Extremadura en octubre, forman parte de una iniciativa que de forma práctica busca facilitar la enseñanza del español, del ruso y del inglés, así como desarrollar un plan de formación e intercambio de profesores, alumnos de entre 15 y 16 años y métodos pedagógicos.
«El objetivo final es promover un intercambio cultural y educativo para mejorar la integración de educadores y jóvenes en un mundo diverso y multicultural», resumen los coordinadores del proyecto, los profesores Sergio Piñero y Pilar Alegría, de la sección bilingüe del instituto Extremadura. Desde hace meses, los alumnos del colegio lingüístico nº 43 de San Petersburgo se comunican con correos electrónicos en español y en algunos casos en inglés con sus compañeros de Montijo. Cuando estos vayan a la ciudad rusa, se quedarán en sus casas y sus anfitriones se encargarán de la manutención. Y cuando vengan a España, al revés.
Cada estudiante del 'Extremadura' ha puesto de su bolsillo de 200 euros para pagarse el avión a San Petersburgo y no han recibido, hasta ahora, ninguna ayuda económica. Pero el proyecto consiste, desde luego, en mucho más que conocer estudiantes extranjeros, hacer amigos e intercambiar palabras en varios idiomas.
Trabajos
Entre las actividades programadas están las denominadas Lecturas Cervantinas, dedicadas este año a Extremadura, organizadas por el centro ruso y el Instituto Cervantes de San Petersburgo. De ahí su nombre, no porque vayan a leer obras del ilustre escritor del Siglo de Oro. Se llevarán a cabo en salas reconocidas de la ciudad como el Museo Samoilov, las del Palacio de la Creatividad de la Juventud, el centro educativo estatal, la Facultad de Relaciones Internacionales o la Biblioteca de Historia.
Las lecturas en español que realizarán los estudiantes extremeños son de trabajos relacionados con temática histórica y cultural de Rusia. La mayor parte de los escritos se centran en la figura de Alexander Pushkin, aunque tampoco se olvidan de los grandes clásicos literatos de ese país como Fiodor Dostoyevski y Anton Chejov. También se centran en pintores rusos como Repin, Vasnetsov, Korovin, Kustodiev, Benua, Surikov, Polenov o en el compositor Glinka.
El cónsul español en San Petersburgo y los principales asesores científicos e hispanistas de la Universidad Estatal de San Petersburgo y miembros de la Casa Pushkin y del Museo del Hermitage han confirmado su presencia entre el auditorio que escuchará a los chicos del instituto Extremadura.
Por su parte, los alumnos rusos expondrán trabajos que versarán sobre personalidades importantes de la historia y cultura extremeña, entre los que parece que no faltarán conquistadores y pintores.
Noemí y Marta, que improvisan una breve conversación en ruso para evidenciar que están implicadas en el proyecto educativo, ya conocen a sus compañeros. Lo mismo que Pepe, que se intercambia habituales correos electrónicos con su amigo ruso. «Están ilusionadísimos por la experiencia que van a vivir. Son todos muy buena gente», concluye la profesora Alegría.


No hay comentarios:

Publicar un comentario